Catriona Lexy Campbell – La literatura gaélica en la sangre

Desde su niñez la literatura ha estado presente en su vida diaria. Su tío y su padre forman parte del selecto grupo de escritores y poetas que ofrece la lengua gaélica. En este caso Catriona quiso alabar a la producción literaria de su padre adaptando su novela Shrapnel al teatro. Esta obra ambientada en el oscuro puerto de Leith en Edimburgo, donde la frontera entre la paz y la violencia es difusa, habla sobre el caso de un hombre que es acusado de un crimen que no ha cometido y sobre el detective encargado de iluminar la situación, Walter Shrapnel.

En este fragmento uno de los personajes se cuestiona la identidad del asesinado a partir de las manchas de sangre que encuentran en una mochila y Catriona, fiel a su vena de actriz, representa la escena a la perfección con el tono oscuro que caracteriza la obra.

Tim Armstrong – De la música a la ciencia ficción

Se acercó al gaélico desde su país de origen, los Estados Unidos, por la música punk-rock y ha terminado en la isla de Skye impartiendo clases como sociolingüista en la única universidad escocesa 100% gaélica (la SMO) y escribiendo novelas de ciencia ficción.

Su última producción, Air Cuan Dubh Drilseach “En un mar negro luminoso”, habla de los habitantes de una colonia lunar futurista y de su viaje a la Tierra, donde son acusados de una sublevación cibernética.

El fragmento inicial del libro describe a los personajes principales y la visión que tienen del mundo desde esta luna ficticia: poca gravedad, un planeta rojo encima de ellos y un cielo repleto de luces en movimiento.

Anna Frater – Cuando el corazón habla

Profesora de la SMO en Stornoway y poetisa, Anna Frater defiende que ella sólo puede escribir poesía desde su corazón, y su corazón habla en gaélico. Este poema que lleva el nombre de su bisabuelo, Màiri Iain Mhurch’ Chaluim, cuenta la historia de la muerte de este, la noche del fin de año de 1919 cuando, volviendo a las islas después de participar en la Gran Guerra, su barco se hundió. No se descubrieron las causas del naufragio pero más de doscientas personas murieron. Un monumento en su honor reposa en las rocas del lugar del accidente.

Màiri Iain Mhurch’ Chaluim

Mo sheanmhair, a chaill a h athair air an Iolaire, oidhche na Bliadhn’ Ùir, 1919

captura-de-pantalla-2016-10-26-a-las-20-14-09